Convivencias de 3º ESO en Loyola

No hemos podido acabar de mejor manera el mes de marzo: disfrutando de dos días de convivencia con un tiempo estupendo y en un entorno maravilloso.

El albergue que se encuentra tras el Santuario de Loyola nos recibió con los brazos abiertos. Allí pudimos comprobar que somos más “puente” que “muro”, que somos capaces de comunicar los temas que nos preocupan (tema interesante el de los deberes), que a algunas no les gusta demasiado el puré de calabacín, que los móviles no son tan imprescindibles y que las noches pueden ser muy pero que muy largas.

¡Hasta el año que viene!