Una experiencia inmejorable

Durante un periodo de diez días hemos contado con la compañía de unos alumnos alemanes con los cuales hemos estado muy a gusto.

Entre todas las actividades que hemos realizado, las cuales han sido muy buenas y divertidas, la que más nos ha gustado ha sido la excursión a Zarautz, que tras andar ocho kilómetros llegamos a Getaria, por la ruta del Txakoli.

Centrándonos en la llegada, fuimos muy pacientes ya que llegaron un pelín tarde, lo cual hizo que aumentaran nuestros nervios. Tras recogerlos y coger sus maletas les llevamos a nuestros hogares a comer y a descansar, ya que el viaje fue muy agotador.

A lo largo de los diez días el tiempo nos acompañó más o menos, por lo tanto pudimos enseñarles la playa, en la cual pasábamos la mayor parte de las tardes, haciendo diversos juegos alemanes y españoles.

Uno de los logros fue enseñarles a comer pipas, ya que en Alemania no tienen posibilidad de comerlas.

Lo más triste fue la despedida, protagonizada por la tristeza y los lloros, aunque en junio del año que viene nos volvamos a ver.

Cuando el autobús se disponía a irse, fuimos corriendo detrás de él despidiéndonos y deseando que no saliera

 

La experiencia ha sido inmejorable, estamos impacientes por que llegue junio.