Carácter propio

flor

L

a Congregación de Jesús ofrece una educación integral que tiene como fundamento la persona y el mensaje de Jesús de Nazaret según lo vivió y transmitió María Ward y como modelo de ser y de vivir a María, la Madre de Jesús. El lema central que recibió María Ward en su visión del “Alma justa” fue precisamente: “to refer all to God” (Referirlo todo a Dios). Ella entiende “total disponibilidad y actitud para toda obra buena” e Ignacio de Loyola lo expresa como “En todo amar y servir”.

E

ntendemos por educación integral aquella que tiene como objetivo acompañar a los alumnos/as en el proceso de aprender a ser personas desarrollando toda su potencialidad humana y espiritual como compromiso consigo mismos, con Dios y con el mundo. Por esta razón, la Congregación de Jesús:

Busca ayudar a cada alumno/a a:
  • Descubrir su propia identidad como persona única. Cada alumno/a tiene unas cualidades personales, una experiencia muy particular, unas vivencias y forma de resolver las situaciones determinadas que le singularizan.
  • Preguntarse hacia dónde se dirige su propio desarrollo, qué quiere hacer de su vida y con su vida, qué lugar deja que ocupe Dios y su proyecto en este irse construyendo como persona.
  • Situarse ante el mundo con una actitud de compromiso solidario para hacerlo cada día un poco mejor teniendo como cimiento y guía la persona y el mensaje de Jesús de Nazaret.
ELEMENTOS CONFIGURADORES
PARA
“APRENDER A SER PERSONAS”
CONSIDERADOS EN
EL CARÁCTER PROPIO DE LA CONGREGACIÓN DE JESÚS
Formación afectiva

L

a vida enseña que hay experiencias y actitudes básicas que todo ser humano necesita para poder recorrer su propio itinerario como camino de realización personal. La Congregación de Jesús tiene como tarea primordial favorecer estas experiencias:

1. Experiencia de ser querido incondicionalmente.

E

n nuestros colegios hacemos todo lo posible para que nuestros alumnos/as se sientan queridos/as tal y como son. El profesorado es consciente de la importancia de esta experiencia ya que queremos que nuestros alumnos descubran que no están en este mundo por casualidad sino que han sido creados por Dios con infinito amor. En nuestra época está creciendo el número de los que carecen de la experiencia de ser aceptados. Por esta razón, nuestros colegios tienen la misión de transmitir, en parte, esta experiencia ya que la persona para poder desarrollarse integralmente necesita sentirse querida incondicionalmente.

2. Experiencia de que los otros también son queridos.

A

nte la intolerancia que existe hoy en día, muchas veces debida a la falta de seguridad que deriva de no aceptarse la persona a sí misma, nuestros colegios quieren ofrecer a nuestros niños/as, adolescentes y jóvenes un espacio de convivencia donde cada uno se sienta responsable de la felicidad y bienestar del otro. Son pequeños pasos; pero muy necesarios para que nuestros alumnos/as se vayan abriendo a responsabilidades del mañana con un talante de colaboración y de equilibrio afectivo.
El crecimiento de la persona basada en ambas experiencias afectivas básicas ayuda a que los alumnos sean capaces de:
Tomar decisiones y soportar las tensiones que se derivan de ello.

Aprender a:
  • Enfrentar toda decisión de forma consciente preguntándose: qué quiero para mí? ¿Lo he considerado a la luz del Espíritu de Jesús? ¿Cómo lo voy a realizar? ¿Veo los aspectos positivos y negativos de este proyecto?
  • Comportarse ante las dificultades que se derivan de la decisión tomada: No cuestionando enseguida la decisión tomada y no separándose de las personas de las que provienen las dificultades.
  • Tener capacidad de soportar sufrimientos.

 

La capacidad de soportar fracasos y sufrimientos tiene dos direcciones:
  • soportar el sufrimiento propio
  • poder compartir el sufrimiento del prójimo.

L

os educadores estamos llamados a compartir en común y a ofrecer nuestra compañía en las situaciones dolorosas, en los fracasos y sufrimientos de nuestros alumnos/as y a buscar sus causas para extraer las propias consecuencias. Con esta actitud les ayudamos a que ellos mismos puedan asumir sus propios sufrimientos y fracasos con una actitud esperanzada.

T

ambién estamos llamados a educar para que aprendan a ver la necesidad de otros. Esta necesidad y dolor de “los otros” deben ser siempre para nuestros alumnos/as un impulso para ayudar, compartir y orar. Por medio de la ayuda concreta al prójimo se puede llegar a entender que Cristo nos invita a poner vida y esperanza en el mundo que nos rodea.

Formación intelectual

A

prender a aprender” es uno de los objetivos de nuestra educación. Nuestros colegios desarrollan esta acción encarnada en la realidad cultural, lingüística y tradiciones locales. De modo que, desde un profundo y positivo arraigamiento en un lugar y cultura, nuestros alumnos/as lleguen a ser personas de miras universales. Es importante asegurar la asimilación comprensiva de los contenidos, las capacidades de análisis, síntesis y de relación para adquirir la madurez necesaria y poder adaptarse a nuevas situaciones.
En este sentido consideramos fundamental y básico el dominio de las áreas del lenguaje,oral y escrito, y las matemáticas por ser la puerta que nos abre la relación con el mundo en el que vivimos, nos movemos y trabajamos y además son claves para acceder al resto de las asignaturas.

Formación plurilingüe

L

a adquisición de una sólida competencia lingüística dentro de las coordenadas espacio-temporales se aplica al catalán, euskera, castellano, alemán, inglés en este momento.
El plan lingüístico elaborado por cada centro tendrá en cuenta la introducción progresiva de cada una de ellas.

Tratamiento de la diversidad

P

rocuramos mantener un buen nivel académico, ofreciendo recursos para que aprendan a pensar y para que adquieran hábitos de estudio y trabajo teniendo en cuenta los diversos niveles de los alumnos

A

l mismo tiempo damos importancia a la utilización de diferentes técnicas y recursos que nos permitan adaptarnos a las necesidades y singularidades de cada alumno. El seguimiento personalizado y el refuerzo son aspectos esenciales para conseguirlo.

Adquisición de la capacidad de trabajar en equipo y grupos cooperativos

E

l trabajo en común exige la aceptación de la propia responsabilidad y ayuda a comprender que la capacidad de un grupo de trabajo es más que la suma de las capacidades individuales. Desarrolla destrezas, relaciones de comunicación, organización y liderazgo a la vez que implica al alumno en la consecución de una meta común responsabilizándose de ello junto con otros.

Aprendizaje de nuevas tecnologías

V

ivimos en un mundo en continua transformación. Creemos prioritario el aprendizaje de nuevas tecnologías como respuesta a las exigencias de nuestra sociedad y poder entender y comunicarnos utilizando otro más de sus lenguajes.

Formación social

V

ivimos y actuamos en una sociedad muy compleja.
En nuestra acción educativa queremos acompañar a cada alumno en su aprendizaje de querer, aceptar, renunciar, ser tolerante y respetuoso, trabajar por lograr un mundo más justo, más verdadero y más libre cuidando el entorno humano y natural.
Recogemos palabras de María Ward que definen la finalidad de su tarea educadora. Después de señalar los peligros causados a las jóvenes por las enseñanzas erróneas, pérdida de la moral y el desenfreno dice a sus compañeras: “Los peligros mencionados pueden ser contrarrestados cuando los jóvenes son educadas conjuntamente en prácticas religiosas y en muchas y largas pruebas en toda virtud. Entonces no serán sólo espectadoras de lo que sucede en el mundo, sino que tomarán algo en sus propias manos; algunas serán capaces de dedicarse a aquellas obras por las que se sienten más aptas, darán su amor no sólo a los más ricos, sino que se brindarán por la salvación de todos”.
Lograr que nuestros alumnos no sean meros espectadores de lo que sucede en su entorno, ya sea la familia, el colegio, los amigos, la naturaleza… sino que sean capaces de poner en juego todas sus capacidades y creatividad para lograr un ambiente más humanizado, es ir construyendo el Reino de Dios y es ir consiguiendo la realización de su propio proyecto personal.

Formación religiosa

L

a tarea fundamental de la educación se realiza a través de la enseñanza. Pero no podemos reducirla a comunicar y a enseñar “a aprender” ciencia, sino que la Congregación de Jesús, respetuoso con la libertad de todos, promueve la reflexión sobre la fe en Jesucristo, la celebración y la vivencia de la misma. Creemos que el modelo de persona que representa Jesús de Nazaret vale la pena transmitirlo como un camino de libertad y de servicio a la Comunidad Cristiana desde una doble perspectiva:

  • Ofreciendo respuestas a las inquietudes sociales, religiosas y pastorales de los profesores, familias, alumnos creyentes y personal no docente.
  • Con una enseñanza religiosa escolar que supone:
  • El estudio de la religión católica.
  • Un conocimiento del Jesús histórico y de su mensaje de salvación que facilita posibilidad de plantearse la propia existencia según el Evangelio y de progresar hacia el compromiso cristiano.

 

Desde el Departamento de Animación Cristiana se ofrecen la realización y expresión de la fe a través de:
  • La oración
  • La Eucaristía y otras celebraciones sacramentales
  • La vivencia especial de las fiestas y tiempos litúrgicos.

 

Los objetivos generales del Departamento de Animación Cristiana son:
  • Favorecer la experiencia de un Dios personal que está siempre con nosotros especialmente en la persona de Cristo.
  • Desde esta experiencia pretendemos que nuestros alumnos/as no se cierren sobre sí mismos y se abran a la bondad, sinceridad y al amor sin ningún temor. Esta apertura hacia Dios y hacia el mundo les irá capacitando para sumir riesgos y poder elegir, en el momento oportuno, con madurez y responsabilidad una profesión y un estilo de vida.
  • Trabajar actitudes para “buscar siempre” en discernimiento continuo, vivir en verdad.

M

aría Ward nos dice: “Verdad es hacer bien lo que tenemos que hacer.”; “Muéstrate como eres y sé como te muestras”.
No todo lo que aparece como don, camino de felicidad o como esencialmente necesario, es auténtico don, sino a menudo todo lo contrario. “Examinadlo todo y quedaos con lo bueno” (1 Tes. 5, 21) La capacidad de reconocer la verdad y la integridad de carácter, para actuar de acuerdo con la verdad reconocida, son expresiones de haber logrado una madurez personal.

Integrar la fe y la vida

E

l Centro escolar ayuda a los creyentes a integrar la fe y la vida mediante la oración y el servicio, la celebración sacramental y el compromiso social. Para el creyente, la fe es una manera de entender y vivir la vida teniendo como único punto de referencia absoluto la persona y el mensaje de Jesús que nos congrega en Iglesia. Modelo de persona creyente para el cristiano es María, Madre de Jesús y Madre de la Iglesia. Testimoniar la vida
Laicos y religiosas trabajamos conjuntamente en la formación religiosa. La mejor manera de presentar este camino al alumnado es la del testimonio vivo de una fe que presupone la promoción de unos valores y unas actitudes específicamente evangélicas. Éste es nuestro empeño cotidiano.

Metodología

L

a educación que ofrecemos a nuestros alumnos/as implica estar siempre en constante búsqueda de la metodología didáctica más conveniente, aquella que nos llevará a la consecución de los objetivos educativos por el camino más eficaz y más enriquecedor. Para ello partimos del estudio del contexto de aprendizaje que nos ayudará a decidir cuál es en cada caso el mejor método.
En la puesta en práctica de la metodología procuramos tener en cuenta los siguientes aspectos:
Estudio de los resultados de la investigación educativa y de las posibilidades de su aplicación a nuestra realidad.
Adaptación a las posibilidades reales del colegio y a las necesidades del alumno.
Fomento de la actividad e implicación personal de los alumnos.
Evaluación constante de las experiencias de innovación realizadas.
El eje central de nuestra metodología lo situamos en la experiencia básica de afectividad que llevará al alumno a:
La construcción de su persona, ejercitando la capacidad de discernimiento y reflexión
Y a una acción comprometida con la Iglesia y la sociedad.